Autores

No tengo nada, ni los recuerdos (1ª parte) Ampliar

No tengo nada, ni los recuerdos (1ª parte)

En 1829, un irlandés llamado Frank Prosser fue sentenciado a 28 años de condena a cumplir en la Isla del diablo por ir a robar una gallina para que comiera su familia y en el incidente morir una persona.
A los tres años se fugó, él y dos convictos más.
Fue partícipe de la primera y única revuelta de aborígenes en Tasmania.
Las autoridades penales lo buscaron durante toda su huida.
Nadie sabe si lo cogieron o si vivió en libertad.
Parece que el anciano, Fran Prosser, que falleció ayer en la aldea de Coleraine, en Irlanda del norte, es el mismo que volvió en la compañía de su hija Raquel a morir en su tierra después de pasar 52 años en la Isla del Diablo. Tasmania, Australia.

libro electronico

5,00 €

  • Encuadernación: Libro electrónico en formato PDF
  • Número de páginas: 288

Escribe tu opinión

Escribe tu opinión

Colectivo Hedera de Ecodesarrollo, Cultura y Deporte